Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Ángelus: Papa pide ayuda humanitaria para Myanmar y los refugiados


Después de rezar el ángelus de este domingo, el Papa se sumó a los obispos de Myanmar, que piden abrir corredores humanitarios para ayudar a la población, y que se respeten los edificios de culto como lugares de refugio.

Myanmar vive bajo una dictadura militar desde hace cuatro meses, tras el golpe militar que derrocó al gobierno.  

FRANCISCO
"Que el Corazón de Jesús toque los corazones de todos y lleve la paz a Myanmar".

En mayo, el Papa celebró una misa por la paz en Myanmar como muestra de solidaridad con el pueblo birmano, y les pidió que permanezcan unidos. 

FRANCISCO
"Sé que algunas situaciones políticas y sociales son más grandes que vosotros. Sin embargo, el compromiso por la paz y la fraternidad siempre nace desde abajo: cada uno, con gestos pequeños, puede hacer algo".

El Papa también recordó en el ángelus que se celebraba el Día Mundial del Refugiado promovido por la ONU. El tema de este año era "Juntos nos curamos, aprendemos y brillamos".

FRANCISCO
"Abramos nuestros corazones a los refugiados; hagamos nuestras sus penas y sus alegrías; aprendamos de ellos una valiente capacidad de recuperación".

El Papa relacionó la situación de los refugiados con el evangelio de la misa del domingo, en la que los discípulos ponen su fe en Jesús para que superar la tormenta.

Antes de marcharse, el Papa saludó a los peregrinos que vinieron a verle desde lugares tan lejanos como Polonia y Perú. 

JM