Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco anuncia intensa agenda para el viaje a Hungría y Eslovaquia


El viaje de Francisco a Hungría y Eslovaquia en septiembre pondrá a prueba su recuperación de la operación al colon.

El Papa partirá el domingo 12 de septiembre y regresará a Roma el miércoles 15.

El primer día, el 12 de septiembre, tocará madrugar. El avión sale a las 6 de la mañana de Fiumicino y llegará a Budapest a las 7:45.

A lo largo de las siguientes 6 horas el Papa se reunirá con el primer ministro Viktor Orbán y el presidente János Áder. Tendrá un encuentro con los los obispos del país y se reunirá con los representantes del Consejo Ecuménico de las Iglesias y con algunas comunidades judías de Hungría.

Lo último que hará antes de irse del país será presidir la misa de clausura del Congreso Eucarístico Internacional.

A las 14:40 ya tiene que estar en el avión para ir a la capital de Eslovaquia.

Llega menos de una hora más tarde. Y todavía tiene en agenda otros dos encuentros: uno ecuménico en la nunciatura, donde pronunciará su primer discurso en el país, y otro, privado, con los jesuitas que viven allí.

El martes se desplaza a la ciudad de Košice, donde presidirá la liturgia bizantina de San Juan Crisóstomo. Después se verá con la comunidad gitana, que sufre una fuerte marginación y por último con los jóvenes antes de regresar a Bratislava.

El último día, el miércoles, Franciso visitará el santuario nacional de Šaštín y participará en la peregrinación anual que realizan los católicos eslovacos. Allí está la imagen de Nuestra Señora de los Siete Dolores, su patrona. Las peregrinaciones no se detuvieron ni en tiempos de totalitarismo soviético.

Francisco rezará allí junto a los obispos y celebrará misa. Tomará el avión hacia Roma a las 13:45, adonde llegará a las 15:30.

Será un viaje de solo 4 días pero en los que mantendrá casi 20 eventos entre celebraciones llitúrgicas y encuentros con distintos grupos de personas. 

 

Javier Romero