Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa reflexiona sobre un error de las primeras comunidades cristianas


Tras el parón del mes de julio Francisco retomó su ciclo de catequesis sobre la carta a los Gálatas de San Pablo. 

En esta ocasión reflexionó sobre el error que cometieron los Gálatas por seguir a otros predicadores. El Papa dijo que las intenciones eran buenas pero que corrían el riesgo de no seguir el verdadero Evangelio. Por eso San Pablo les corrije con dureza. 

Francisco recuerda que ese Evangelio “no es observancia de la ley, sino configuración con la Persona de Jesucristo, que nos libera de la muerte y del pecado”. 

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAÑOL

Queridos hermanos y hermanas:

Este pasaje de la Carta a los Gálatas nos descubre que San Pablo entiende su vida como una llamada a evangelizar, misión a la que se dedica con todas sus fuerzas.

Para el Apóstol el Evangelio es el Kerygma, es decir, el anuncio de la muerte y resurrección de Cristo, misterio pascual en el que Dios cumple sus promesas a Israel y ofrece la salvación a todos los hombres.

Acogiendo el Evangelio nos reconciliamos con Dios nuestro Padre, nos convertimos en hijos suyos y herederos de la vida eterna. Por eso, viendo que la comunidad de los Gálatas corre el peligro dar oídos a falsos predicadores y desviarse del camino de la fe, Pablo los invita a permanecer fieles al único Evangelio, que no es observancia de la ley, sino configuración con la Persona de Jesucristo, que nos libera de la muerte y del pecado.

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española. Pidamos al Señor que nos conceda la gracia de perseverar en el seguimiento del Señor Jesús, para que nuestra vida sea, a los ojos de nuestros hermanos y hermanas, un testimonio gozoso del amor de Dios por toda la humanidad. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

Javier Romero