Superior agustino: cardenal Prosper Grech fue un hombre de una sencillez que inspiraba

 | 
17/08/2021
Descargar documento
Compartir

Los 94 años de la vida del cardenal maltés Prosper Grech se pueden resumir en su lema episcopal: “In te Domine Speravi” (En ti confío, Señor), mismo titulo del libro de Ivan Marsura, que cuenta su vida.

En sus 230 páginas se resume el gran legado del prelado agustino en el ámbito de la Teología, pero también su pasión por la fotografía, que lo llevó dejar una colección de unas 50.000 fotos.

Los agustinos lo recuerdan como un hombre de gran sencillez y espíritu de servicio, en especial en los momentos en el que alguno de su comunidad estaba enfermo.

P. ALEJANDRO MORAL ANTÓN
Prior General, Orden de San Agustín
“Cuando yo estaba en Roma estudiando vino a verme a mí y me sorprendió mucho. Digamos que había menos relación que ahora. Se acercó a verme y me dijo: 'Mira, no tengas más cuentos y ven a estudiar que te echamos de menos'. Me impresionó mucho por el cariño que me demostró”.

En 1969, el cardenal Prosper Grech fundó el Instituto Patrístico Augustinianum, la institución más prestigiosa sobre estudios relacionados con los Padres de la Iglesia.

Un académico al que muchos recuerdan por sus grandes aportes al Concilio Vaticano II, en especial su colaboración con Joseph Ratzinger, luego Benedicto XVI.

P. ALEJANDRO MORAL ANTÓN
Prior General, Orden de San Agustín
“Él fue siempre un hombre de Iglesia, pero un hombre muy libre en el sentido de no sentirse bajo las normas, más bien de respirar, de dar aire. Y fue muy importante para el Concilio (Vaticano II), para todos, pero lógicamente él lo vivió, abriendo muchas puertas en el campo bíblico”.

7 años antes de morir, Benedicto XVI lo creó cardenal en 2012, sin embargo no cambió en absoluto su estilo de vida. 

P. ALEJANDRO MORAL ANTÓN
Prior General, Orden de San Agustín
“Le veíamos caminar, no usaba ningún distintivo, solo en los momentos de celebración, unicamente en los momentos en los que debía actuar con mayor formalidad. Pero hasta el punto que nosotros le invitamos a venir desde el Colegio donde vivía a la Curia General y él dijo que no, que estaba feliz en el Colegio y se quedó en la misma habitación”.

Nunca pudo votar en un cónclave porque tenía más de 80 años, pero en 2013, tras la renuncia de Benedicto XVI, fue el encargado de dirigir la meditación previa a las votaciones.

Por lo que se puede intuir que sus palabras guiaron un poco los primeros gestos de Francisco, quien lo recuerda con gran cariño.

Daniel Díaz Vizzi

AA

?

PR.

UP.

Noticias relacionadas
Anuncio en el que salen 3 ordenadores marca Medion y algunas especificaciones
Lo + visto
Las últimas noticias de Roma, ahora en HD y sin anuncios
Descarga la App en tu teléfono
Disponible para Android y Apple
INICIAR PRUEBA GRATIS
3,28€ por mes o 32,88€ por año después de 7 días de prueba gratis
Disponible en múltiples dispositivos
SÍGUENOS EN
Suscríbete a nuestra newsletter
magnifier