Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Los cristianos deben ser tejedores de diálogo


Francisco ha viajado en coche hasta Šaštín, a 70 kilómetros de Bratislava, para la última gran ceremonia del viaje. 

En Šaštín está el Santuario Nacional de la patrona de Eslovaquia, Nuestra Señora de los Siete Dolores.

Francisco ha recorrido con el papamóvil la gran explanada ante la basílica, en la que le esperaban decenas de miles de personas. 

En su homilía el Papa ha pedido escapar de una fe estática, que se conforma con ritos y tradiciones. 

FRANCISCO
"No olvidemos esto: la fe no puede reducirse a azúcar para endulzar la vida. Jesús es signo de contradicción. Ha venido para llevar luz donde hay tinieblas, haciéndolas salir al descubierto y obligándolas a rendirse".

El Papa explicó que no se trata de ser antipáticos o de combatir al mundo, sino de comportarse con coherencia. 

FRANCISCO
"(Los cristianos son) tejedores de diálogo donde las posiciones se endurecen; hacen resplandecer la fraternidad donde en la sociedad hay división y hostilidad; difunden el buen perfume de la acogida y la solidaridad donde predominan los egoísmos personales y colectivos; protegen y cuidan la vida donde reinan lógicas de muerte".

Francisco ha celebrado la Misa en un altar con esta imagen moderna de San José que ha sido muy apreciada...

También, rezó ante la imagen de Nuestra Señora de los Siete Dolores. La regaló hace 450 años una mujer que agradeció a la Virgen el milagro de que su marido, un hombre irascible, cambiara de ánimo. Dicen que desde entonces, se han multiplicado las curaciones milagrosas atribuidas a su intercesión. 

Como es tradicional, el Papa le ha regalado una rosa de oro que queda en recuerdo de esta visita. 

JMB