Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa pide contemplar “la mirada” de los migrantes y no apagar su esperanza


En el Ángelus el Papa recordó que la Iglesia estaba celebrando la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado.

Por eso sugirió a los presentes a dirigir la mirada al monumento que hay en la plaza. En él, se representa en la misma barca, a los migrantes de distintas religiones y de distintas épocas.

FRANCISCO
"Os invito a acercaros a ese monumento de allí, donde está el cardenal Czerny. Es la barca con los migrantes. Deteneos en la mirada de esas personas y contemplar esa mirada de esperanza que todo migrante tiene de poder recomenzar a vivir. Id allíu, mirad ese monumento. No cerremos las puertas a su esperanza".

El Papa tampoco pasó por alto la erupción del volcán en la isla de La Palma, en Canarias, que está causando innumerables destrozos.

FRANCISCO
"Pienso especialmente a quienes han sido obligados a dejar sus casas. Para estas personas tan afectadas y para quienes ayudan en las tareas de rescate, recemos a la Virgen, venerada en esa isla como Nuestra Señora de las Nieves".

Al comentar las lecturas del día, el Papa advirtió contra la tentación de encerrarse en sus propias convicciones. Dijo que es un gran mal para cualquier entidad, organización o país, y que la Iglesia debe tener especial cuidado para no caer en ella.

FRANCISCO
"A veces, también nosotros, en vez de ser una comunidad humilde y abierta, podemos dar la impresión de buscar ser los “primeros de la clase” y mantener las distancias con los demás, en lugar de buscar caminar con todos, podemos mostrar nuestro 'carné de creyente', 'yo soy católico', 'yo soy católica', 'yo soy de esa asociación, de esa otra'... y los otros pobrecitos no. Esto es pecado".

Francisco advirtió de otra tentación: la de ser demasiado riguroso con los defectos de los demás y, en cambio, ser permisivos con uno mismo.

Javier Romero

VM

SV