Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa y primer ministro francés hablan sobre secreto de confesión en casos de abusos


-Muchísimas gracias, y encantado.
-Y escucharlo en español me encanta.

El Papa y el primer ministro francés Jean Castex se entendieron a la perfección. El primer ministro nació cerca de la frontera con España y habla muy bien castellano. 

Se reunieron durante 30 minutos y según el primer ministro, encontraron puntos de convergencia en cuestiones como la situación del Líbano, de Irak y las relaciones con Turquía. El Papa se interesó también por el papel de Francia en la próxima cumbre del clima de Glasgow. 

Por supuesto hablaron sobre cómo la Iglesia actuará tras el terrible informe sobre abusos por religiosos franceses en los últimos 70 años. 

Jean Castex ha pedido que se estudie cómo conciliar el secreto de confesión con el derecho penal y los derechos de las víctimas. 

El momento más simbólico fue la entrega de regalos. 

-Bolsas de frutas para las personas que necesitan ayuda...

El primer ministro le llevó una camiseta de fútbol del Paris Saint Germain firmada por Messi.

-¿Qué escribió? Si lo ve, le agradece. 

Y el Papa le entregó un mosaico con un mensaje. 

-El trabajo en la uva, en la vid, que nos ayude a andar adelante en la vida eterna.

También, grandes documentos de su pontificado, como el documento sobre la Fraternidad firmado con uno de los líderes del Islam suní. 

-Con el gran imán de Al Azhar. Los musulmanes...
-...Que hemos hablado, muchísimas gracias.

Y como se ve, la despedida fue una prueba de que el encuentro había sido muy cordial. 

-Gracias por todo lo que hace, y rece por mí no se olvide.
-Muchísimas gracias.
-Rece a favor, no en contra.

JMB