Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco acepta la renuncia del arzobispo de París


El Papa Francisco aceptó la renuncia del arzobispo de París, Michel Aupetit. Hasta que nombre un sustituto habrá un administrador apostólico y se llama Georges Pontier.

Monseñor Michel Aupetit presentó su dimisión a Francisco por “comportamiento ambiguo” con una mujer. La prensa francesa lo desveló recientemente. Los hechos se remontan al año 2012, antes de que fuera ordenado obispo.

Declaración del exarzobispo de París Michel Aupetit
https://www.paris.catholique.fr/declaration-de-mgr-michel-aupetit.html

"El Señor ha dado, el Señor ha quitado.
¡Bendito sea el nombre del Señor!

Esta frase de Job está en mi mente al recibir esta aceptación de la entrega de mi cargo por parte del Santo Padre. Los dolorosos acontecimientos de la semana pasada, de los que ya he hablado, me habían llevado a poner mi misión en manos del Papa Francisco para preservar a la diócesis de la división que siempre provocan la sospecha y la pérdida de confianza.

He recibido esta pesada carga de la Diócesis de París y he tratado de llevarla a cabo con fervor y dedicación. Doy gracias a Dios, que siempre me ha concedido el don de una mirada benévola hacia mis semejantes y del amor a las personas, lo que me llevó al ejercicio de la medicina en primer lugar. Cuidar es algo muy arraigado en mí y las dificultades de las relaciones entre las personas no lo disminuyen.

Me alegro de haber servido a esta diócesis con magníficos equipos, clérigos, laicos, consagrados, totalmente entregados al servicio de Cristo, de la Iglesia y de sus hermanos. Hay demasiadas personas a las que agradecer para hacer una lista exhaustiva.

El día que entré en el seminario, no tenía ni idea de adónde me llevaría, pero la confianza en Jesucristo que tenía en aquel momento sigue haciéndome estar totalmente disponible para seguirle donde él quiera.

Por supuesto, me molestaron mucho los ataques contra mí. Hoy, doy gracias a Dios porque mi corazón está profundamente en paz. Agradezco a las muchísimas personas que me han mostrado su confianza y su afecto en estos ocho días. Rezo por aquellos que me han deseado el mal, como nos enseñó Cristo, que nos ayuda más allá de nuestras pobres fuerzas. Pido perdón a quienes haya podido herir y os aseguro a todos mi profunda amistad y mi oración, que siempre será vuestra.

La diócesis de París está llena de un profundo dinamismo. Está en el camino de una nueva forma de vivir la fraternidad desde nuestro bautismo común, en una sinodalidad sin posturas entre los diferentes estados de vida. Tengo total confianza en lo que se ha iniciado con los vicarios generales y los distintos consejos que me rodean. Este impulso no se perderá y pido a todos que trabajen para que lo que se ha iniciado se cumpla con el aliento del Espíritu Santo.

Permanezco totalmente unido a ti y camino contigo hacia el cumplimiento de la salvación.
Sólo puedo repetir el mensaje de mi primera homilía: "¡No miren al arzobispo, miren a Cristo!

Michel Aupetit

JRB