Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Chipre: Sin diálogo seguimos ciegos


El Papa Francisco llegó al estadio GSP de Nicosia (Chipre) para celebrar la misa en memoria de San Francisco Javier en el día de su fiesta. 

Varias banderas estaban presentes en la multitud, sobre todo muchos grupos ondeaban la bandera del Líbano, de donde son originarios un gran número de inmigrantes que viven en Chipre. (08:55)

El Papa celebró la misa junto con el patriarca latino de Jerusalén, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, líder de los cristianos que practican el rito latino en Chipre.

ABP. PIERBATTISTA PIZZABALLA
“Desde los inicios del cristianismo, Chipre ha sido un lugar de creatividad para el Evangelio, de evangelización, de inculturación, un lugar de encuentro, de diálogo y de aceptación de la Buena Noticia, sinónimo de superación de las fronteras étnicas, culturales y religiosas”.

En su homilía, el Papa Francisco relacionó las divisiones entre los pueblos con la ceguera de quienes piden a Jesús la curación en el Evangelio. 

PAPA FRANCISCO
“Si permanecemos divididos entre nosotros, si cada uno piensa sólo en sí mismo o en su grupo, si nos negamos a permanecer juntos, si no dialogamos, no caminamos juntos, no nos conseguiremos curar completamente de nuestra ceguera”.

Al final de la misa, el Papa se dirigió a la multitud y les dio las gracias por vivir con esperanza en el futuro.

PAPA FRANCISCO
“Aquí, en Chipre, respiro algo de esa atmósfera típica de Tierra Santa, donde la antigüedad y la variedad de tradiciones cristianas enriquecen al peregrino. Esto me hace bien, y también hace bien encontrar comunidades de creyentes que viven el presente con esperanza y apertura al futuro, y que comparten este horizonte con los más necesitados”.

Se refirió específicamente a los emigrantes que llegaron a Chipre en busca de una vida mejor. 

A continuación, el Papa Francisco veneró un icono de la Virgen que le regaló el arzobispo ortodoxo de Chipre, Crisóstomo II, antes de salir. 

El Papa terminará su estancia en Chipre reuniéndose con un grupo de migrantes en la iglesia de la Santa Cruz de Nicosia.

JM

TR: BGA