Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa denuncia situación de migrantes en “lagers” comparables a los de Stalin o Hitler


Un coro de migrantes de diferentes países abrió el último acto del Papa en Chipre, con el himno "Cántico del Sol".

El encuentro tuvo lugar en la iglesia católica de la Santa Cruz, dentro de las antiguas murallas de la ciudad de Nicosia.

Chipre recibe actualmente más solicitantes de asilo per cápita que cualquier otro país de la Unión Europea. Cerca del 99% de las personas que reciben ayuda de Cáritas Chipre son migrantes. En 2020, Caritas Chipre atendió a más de 3.800 familias de 66 países diferentes.

El Papa Francisco escuchó atentamente los testimonios de cuatro jóvenes migrantes, procedentes de Sri Lanka, Camerún, Irak y la República Democrática del Congo. Compartieron el dolor de ser reducidos tantas veces a "extranjeros" o "migrantes".

-“Soy alguien herido por el odio. El odio, una vez experimentado, no se puede olvidar. Soy alguien dolido por la falta de amor que me hace sentir menos que los demás, no deseado, una carga”.

También compartieron sus esperanzas y sueños de un lugar donde puedan construir un futuro en paz y sin ser tratados como descartados.

-“Sueño con ser bienvenida en todas partes: aquí en la iglesia, en todas las aulas y tiendas. Sueño con que la gente se interese por mí y no desconfíe”.

El Papa saludó a los cuatro, uno por uno, y les dio un pequeño regalo.

Luego respondió a sus testimonios, diciendo que no son números que hay que catalogar, sino hermanos y hermanas.

PAPA FRANCISCO
“Cuando los intereses de grupo, o los intereses políticos, incluso los intereses nacionales, empujan... muchos de nosotros permanecemos a un lado, sin quererlo, esclavos. Porque los intereses siempre esclavizan, siempre crean esclavos. El amor que es grande, que es lo contrario del odio... el amor nos hace libres”.

Cuando terminó de leer su discurso preparado, el Papa continuó hablando, diciendo que en las costas de los países vecinos a Europa hay inmigrantes que viven en lugares comparables a los campos de concentración del siglo XX.

PAPA FRANCISCO
“Leemos historias de los campos de concentración del siglo pasado, los de los nazis, los de Stalin, y nos quejamos cuando vemos... 'Pero, ¿cómo pudo ocurrir esto?' Pero hermanos y hermanas, está sucediendo hoy, en las costas cercanas, puentes de la esclavitud”.

Es la realidad en lugares como Libia, cruce de caminos para muchos refugiados que intentan llegar a Europa. Allí viven en condiciones inhumanas, en campamentos, donde muchos son sometidos a abusos y torturas.

Tras el discurso del Papa, invitó a los reunidos a rezar juntos un Padre Nuestro.

Tras la bendición final del Papa, se le entregó un icono de San Bernabé, patrón de la isla de Chipre.

A continuación, saludó a varios inmigrantes presentes en la oración ecuménica. Algunos de ellos formarán parte de los doce que serán trasladados a Italia antes de Navidad, en el marco de una iniciativa humanitaria organizada por el Vaticano, los gobiernos italiano y chipriota y la Comunidad de Sant'Egidio. El proyecto trasladará a un total de 50 emigrantes entre diciembre y marzo del año que viene.

CT

VM