Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa preside misa en Atenas: Convertirse es ir más allá de “esquemas cerrados por la rigidez”


Unas 1.000 personas participaron el la misa presidida por Francisco en el Megaron Concert Hall de Atenas, cuyo aforo tuvo que restringirse a causa de la pandemia.

En su homilía Francisco reflexionó sobre la figura de Juan el Bautista predicando en el desierto en lugar de en lujosos palacios.

FRANCISCO
"Esta estrategia paradójica nos ofrece un mensaje muy hermoso: tener autoridad, ser cultos o famosos no es garantía de agradar a Dios. Al contrario, podría ser algo que nos vuelva soberbios, y que lleve a rechazarlo. Es necesario, en cambio ser pobres por dentro, como pobre es el desierto."

El Papa recordó que la Iglesia está en el período de preparación de la Navidad. Por eso habló de la conversión personal y de cómo hacerla.

FRANCISCO
"Convertirse, entonces, es pensar más allá, es decir, ir más allá del modo habitual de pensar, más allá de los esquemas mentales a los que estamos acostumbrados. Pienso en los esquemas que reducen todo a nuestro yo, a nuestra pretensión de autosuficiencia. O en esos esquemas cerrados por la rigidez y el miedo que paralizan, por la tentación del 'siempre se ha hecho así. ¿Para qué cambiar?'".

El arzobispo de Atenas, Theodoros Kontidis, agradeció al Papa su visita a Grecia y elogió el trabajo que hizo a lo largo de estos días en el ecumenismo.

MONS. THEODOROS KONTIDIS
Arzobispo de Atenas
"Su presencia nos hace sentir y reconocer que estamos unidos a la Iglesia Universal como un solo cuerpo de Cristo, con creyentes de cualquier rincón del planeta".

El Papa le regaló un cáliz.

Y quiso agradecer a los griegos la hospitalidad con la que le trataron durante todo el viaje. También reflexionó sobre la contribución de Grecia a la iglesia. 

FRANCISCO
"Del griego vino para toda la Iglesia esta palabra que resume el don de Cristo: Eucaristía. Y, de este modo, el agradecimiento está inscrito para nosotros cristianos en el corazón de la fe y de la vida. Que el Espíritu Santo pueda hacer de todo nuestro ser y nuestro obrar una Eucaristía, una acción de gracias a Dios y un don de amor a los hermanos".

Como suele hacer siempre, al terminar la ceremonia el Papa se detuvo a rezar ante la imagen de la Virgen María.

Se acerca a su final el viaje internacional número 35 de su pontificado.