Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Los mejores mensajes del Papa en Chipre y Grecia


El viaje del Papa Francisco a Chipre y Grecia estuvo lleno de gestos y denuncias contra la situación de los emigrantes y refugiados. En los primeros días en Chipre, tuvo un encuentro con migrantes en la iglesia de la Santa Cruz, una de las pocas católicas de Nicosia. Allí comparó la situación de las personas abandonadas en países de tránsito con las dictaduras del siglo XX.

FRANCISCO
“Leemos historias de los campos de concentración del siglo pasado, los de los nazis, los de Stalin, y nos quejamos cuando vemos... 'Pero, ¿cómo pudo ocurrir esto?' Pero hermanos y hermanas, está sucediendo hoy, en las costas cercanas, puentes de la esclavitud”.

Antes de marcharse de Chipre, celebró una misa junto al patriarca latino de Jerusalén, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa. Allí compartió su receta para conseguir la unidad entre católicos y ortodoxos: quitarse la venda de los ojos.

FRANCISCO
“Si permanecemos divididos entre nosotros, si cada uno piensa sólo en sí mismo o en su grupo, si nos negamos a permanecer juntos, si no dialogamos, no caminamos juntos, no nos conseguiremos curar completamente de nuestra ceguera”.

Precisamente una de las primeras cosas que hizo cuando llegó a Atenas fue reunirse con el arzobispo ortodoxo de Grecia. Tuvo un gesto conmovedor con él, aunque no es la primera vez que lo hace. Le pidió perdón de nuevo por los errores de los católicos que, a lo largo de la historia, contribuyeron a la división con los ortodoxos.

FRANCISCO
"Vergonzosamente -lo reconozco para la Iglesia católica-, acciones y decisiones que poco o nada tienen que ver con Jesús y el Evangelio, sino que están marcadas por la sed de ventajas y de poder, han debilitado gravemente nuestra comunión. Y aquí, hoy, siento la necesidad de pedir de nuevo el perdón de Dios y de nuestros hermanos por los errores cometidos por muchos católicos".

Al día siguiente viajó a Lesbos. Ya estuvo allí en 2016. Habló muy claro sobre el peligro de las ideologías que rechazan a los migrantes.

FRANCISCO
"Cerrarse y los nacionalismos – la historia lo enseña – llevan a consecuencias desastrosas. Es triste escuchar que se propone como solución el empleo de fondos comunitarios para construir muros o alambradas de espino. Estamos en la época de los muros y de las alambradas de espino".

En su último día, el Papa Francisco quiso reunirse con los jóvenes católicos griegos. No son muchos, pero encontró un hueco en su agenda para infundirles ánimo y darles un consejo que encaja muy bien con su cultura.

FRANCISCO
"Recordad bien esto: ser cristiano no es fundamentalmente hacer esto, lo otro... hacer cosas. Hay que hacer cosas pero no es lo fundamental. Lo fundamental de ser cristiano es dejar que Dios te ame y reconocer que eres único, eres única, ante el amor de Dios".

Con este viaje apostólico número 35, el Papa ha hecho un esfuerzo por acercar posiciones con los ortodoxos, dar apoyo a la comunidad católica y defender a los refugiados. Ha plantado una semilla que espera que dé fruto.

RM