Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Abren al público el palacio que fue mil años residencia de los papas


El Vaticano es emblemático por ser el centro de la Iglesia católica y el hogar del Papa. 

Sin embargo, desde el siglo IV al XIV, los papas vivieron establemente aquí, en el Palacio Apostólico de Letrán, junto a la basílica del mismo nombre que es la catedral de Roma. 

El edificio fue reconstruido en el siglo XVI bajo el pontificado de Sixto V que lo convirtió en su residencia de verano. Actualmente acoge las oficinas de la diócesis de Roma. Su interior se ha abierto al público con visitas guiadas organizadas por los Misioneros de la Divina Revelación. 

SOR AGNESE SCAVETTA
Misionera de la Divina Revelación
“El Papa Francisco ha pedido que se abra al público. En febrero se lo pidió con una carta al cardenal vicario de Roma. Quiere que las nuevas generaciones puedan conocer lo que ha ocurrido en este lugar, la historia de la Iglesia, y la historia de Roma”.

Los visitantes pueden ver áreas exclusivas, como la sala donde recibía a jefes de Estado, con impresionantes frescos y tapices de valor incalculable.

O la sala del trono, la llamada “Sala de las estaciones”, pues los frescos del techo muestran las cuatro estaciones para evocar la eternidad de la Iglesia a través del tiempo. También hay un trono papal hecho para el Papa Pío IX.

El lugar más significativo del palacio es la “Sala de los Pontífices”, donde en 1929 se firmó el Tratado de Letrán entre Pío XI y Benito Mussolini, en el que se estableció la Santa Sede como país soberano. 

SOR AGNESE SCAVETTA
Misionera de la Divina Revelación
“(Fue) un momento dramático en el que la Iglesia perdió su poder temporal. La firma de los Pactos de Letrán puso fin a la Cuestión Romana, en la que el Papa era considerado prisionero del Reino de Italia, por lo que con estos acuerdos se reconoció la independencia y plena soberanía de la Iglesia”.

Los apartamentos papales son mucho más austeros que las demás estancias del palacio. 

En el estudio del Papa se exponen los regalos que le entregaron a lo largo de la historia, entre ellos un busto de John F. Kennedy. 

También puede visitarse la capilla privada del Papa. Es sobria para recordarle que es un sacerdote pobre que depende de Dios. 

SOR AGNESE SCAVETTA
Misionera de la Divina Revelación
“Recorrer estas salas, estos salones, es recordar la importancia del Papa como pastor de la Iglesia universal, pero es papa en cuanto vicario de Cristo, en cuanto sucesor de Pedro, y por tanto obispo de Roma”.

La visita finaliza en la basílica de San Juan de Letrán, donde está la sede del obispo de Roma y donde el Papa preside las ceremonias de su diócesis, como la ordenación de nuevos sacerdotes.

Una visita muy completa tanto para peregrinos como turistas, que les permite conocer mejor la historia de la Iglesia y de los papas. 

JM

TR: XSA