Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El cardenal Becciu dice que el Papa confía en él frente a las “acusaciones monstruosas”


El cardenal Angelo Becciu ha defendido su inocencia con tonos vehementes en su primera declaración ante el magistrado que juzga su caso en el Vaticano. Asegura que ha sido víctima de “un encarnizamiento mediático sin precedentes”, que le han presentado como “el peor de los cardenales”, dentro de una campaña que ha calificado como “violenta y vulgar”. 

Becciu fue el número tres del Vaticano, como sustituto de la Secretaría de Estado. Hoy tenía que declarar por unos fondos entregados a la diócesis en la que se formó, en la isla de Cerdeña, dentro de un proceso con otras cuestiones pendientes. 

En esta primera declaración ante el juez, después de más de un año de proceso, Becciu ha calificado de “acusaciones monstruosas” las imputaciones contra él. Pese a ello, ha confesado que el Papa Francisco “recientemente ha declarado creer en mi inocencia”. 

El cardenal ha defendido hoy la finalidad caritativa de los fondos enviados a la diócesis de Ozieri, en Cerdeña. En los próximos meses tendrá que declarar también por la malversación de fondos en una inversión en Londres y por el dinero enviado a Cecilia Marogna, una mujer paisana del cardenal a la que destinó cerca de 500.000 euros para operaciones humanitarias. 

Angelo Becciu ha insistido en su inocencia. Asegura que nunca ha malversado un euro de los fondos que gestionó en la Secretaria de Estado del Vaticano.