Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Al Papa “le hablé del heroísmo de la gente, de los ojos de todos ellos que han visto la guerra”


Cáritas recuerda que la integración de los ucranianos en Europa es un reto triple. Por un lado, los refugiados necesitan un trabajo. Por otro lado está la educación de sus hijos, algo que a día de hoy es complicado.

LUIGI PETRUCCI
Cáritas Roma
Algunas familias quieren, como es normal, volver cuanto antes a Ucrania y no quieren matricular a sus hijos en ningún colegio porque prefieren que sigan a distancia su programa escolar ucraniano. Y esto por un lado es bonito porque mantiene el vínculo pero por otro no facilita la integración aquí.

Por último, Cáritas advierte del desafío gigantesco que supone ayudar psicológicamente a familias que han vivido la separación de sus seres queridos,

Por ejemplo, Natalia, a la que entrevistamos en marzo, escapó del país pero sola y sin sus hijos.

NATALIA LITVINENKO
Hasta que mis hijos llegaron no pude comer ni dormir.

O es el caso de Kateryna y Yulya, cuyos maridos luchaban en la batalla de Mariúpol.

Usted es nuestra última esperanza. Esperanza para salvar sus vidas. Por favor, no les deje morir.

Por eso desde Cáritas Ucrania piden a los países que acogen que sean pacientes y sigan ayudando a sus conciudadanos, sobre todo desde el punto de vista psicológico.

De hecho, dicen que en Ucrania, esa es la mitad de su trabajo.

TETIANA STAWNYCHY
Cáritas Ucrania
Al principio, cuando te encuentras a alguien que sufrió un trauma, no entras. En ese momento la gente simplemente necesita que se les acoja. Ahí les damos amor, compasión, empatía. Pero es el primer paso. Y en Cáritas estamos trabajando ahí.

El segundo paso de ayuda psicológica no es menos delicado, porque se debe ayudar al refugiado a manejar el trauma que va emergiendo.

Por eso los máximos responsables de Cáritas Ucrania y Cáritas Spes Ucrania, piden no bajar la guardia e invertir en este campo.

La petición la lanzaron desde Roma, donde dieron cuenta de cómo afrontan el día a día en un territorio devastado por la guerra.

Allí destacaron la actuación del nuncio del Vaticano porque fue uno de los pocos diplomáticos que no abandonó el país durante los primeros lances de la guerra. También vieron al Papa.

P. VYACHESLAV GRYNEVYCH
Cáritas – Spes Ucrania
Le hablé de los niños que vi en Ucrania, del heroísmo de la gente, de los ojos de todos ellos que han visto la guerra, de sus experiencias.

En total, se calcula que más de 6 millones de personas huyeron de Ucrania desde que comenzó la guerra hasta la primera mitad de mayo, aunque probablemente son muchos más.


JRB