Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa recuerda a los musulmanes que rezaron por la paz en Plaza de San Pedro


El Papa recibió a varios miembros de la Iglesia greco-melquita. Está preocupado por la supervivencia de esta Iglesia oriental, aunque también les felicitó porque a pesar de la diáspora a la que fueron sometidos mantienen sus tradiciones en comunidades de Australia, Estados Unidos, Canadá, Venezuela o Argentina.

Francisco recordó que en su primer año de pontificado convocó la vigilia de oración ante la amenaza de que la guerra en Siria involucrara a grandes potencias mundiales. La Plaza de San Pedro se llenó por completo de gente muy diversa. No todos eran cristianos.

FRANCISCO
También había musulmanes que llevaron su alfombra y rezaban con nosotros. Allí nació la expresión “Siria amada y martirizada”.

Francisco pidió de nuevo una solución pacífica a los problemas del país.

FRANCISCO
No podemos permitir que la última chispa de esperanza se apague a los ojos y el corazón de los jóvenes y las familias. Por eso renuevo el llamado a quienes tienen responsabilidad dentro del país y en la comunidad internacional. Porque pueden unirse por una solución justa y equitativa de Siria.

La Iglesia greco-melquita es una Iglesia oriental católica que sigue la tradición constantinopolitana y utiliza el griego y el árabe como lenguas litúrgicas.

RM