Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Liturgia: Francisco pide tanto superar la dejadez en como abandonar excesos estéticos


El Papa Francisco pide a los católicos que apliquen con seriedad la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. También expresa la necesidad de que en la Iglesia haya “una formación litúrgica seria y dinámica”. Esto es lo que dice en la carta apostólica “Desiderio Desideravi”. 

El Papa dice que la belleza de la celebración cristiana no debe “ser estropeada por una comprensión superficial y reducida de su valor, o peor aún, por su explotación al servicio de ideología de distinto tipo”.

A los sacerdotes, el Papa les pide que eviten “un exagerado personalismo” en la forma de celebrar misa y que se cuide la formación litúrgica en los seminarios. A los laicos los invita a redescubrir los gestos simbólicos de la liturgia, porque son la expresión de conceptos profundos.

También explicó su decisión de restringir la Misa Tridentina, diciendo que escribió su motu proprio “Traditionis custodes”, “para que la Iglesia pueda elevar, en la variedad de lenguas, una única e idéntica oración capaz de expresar su unidad”. 

El Papa insistió en que la Iglesia no puede “volver a esa forma ritual que los Padres Conciliares”, junto con el Papa “sintieron la necesidad de reformar”.

El mismo día de la publicación de la carta, el Papa sugirió a los nuevos arzobispos metropolitanos a ser una Iglesia que mira hacia adelante.

FRANCISCO
Las tentaciones de no avanzar son muchas. La tentación de la nostalgia, que nos hace mirar a otros tiempos como si fueran mejores. Por favor, no caigamos en el “volver atrás”, ese volver atrás en la Iglesia que hoy está de moda.

Precisamente el año pasado, el Papa Francisco redujo las posibilidades de celebrar la misa tridentina, lo que produjo tensiones en algunos grupos de la Iglesia ligados a la celebración litúrgica anterior al Vaticano II.

Sin embargo, con esta carta el Papa espera que se puedan superar esas divisiones diciendo: “Dejemos nuestras polémicas para escuchar juntos lo que el Espíritu dice a la Iglesia”.