Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa pide a arzobispos metropolitanos no caer en la nostalgia de tiempos mejores en la Iglesia


Las estolas de lana para los arzobispos metropolitanos de todo el mundo nombrados en el último año se colocan al inicio de la celebración en la cripta sobre la tumba de San Pedro.

Era la fiesta de San Pedro y San Pablo patronos de Roma y Francisco presidió la liturgia de la Palabra.

En la homilía, el Papa dijo que esta celebración sirve para recordar que la Iglesia es universal y que debe estar abierta a todos.

FRANCISCO
No olvidemos esta palabra: todos. Todos. Id a los cruces de caminos y traed a todos, ciegos, sordos, cojos, enfermos, justos, pecadores, todos, todos. Esta palabra del Señor debe resonar, resonar en la mente y en el corazón: todos, en la Iglesia hay sitio para todos.

A los arzobispos metropolitanos el Papa les advirtió contra la tentación de mirar atrás y de encerrarse en nostalgias vacías de tiempos mejores.

FRANCISCO
Las tentaciones de no avanzar son muchas. La tentación de la nostalgia, que nos hace mirar a otros tiempos como si fueran mejores. Por favor, no caigamos en el “volver atrás”, ese volver atrás en la Iglesia que hoy está de moda.

El Papa Francisco también recordó que el próximo Sínodo de los Obispos es una oportunidad para que la Iglesia no se repliegue sobre sí misma, sino que salga al encuentro del mundo.

Entre los participantes había un representante de la delegación oficial del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, que vino a Roma para la fiesta de los santos patronos de la ciudad. 

A continuación, entregó las estolas bendecidas a los arzobispos metropolitanos nombrados durante el último año.

JM