Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa señala errores que se cometen al evangelizar en misa con comunidad de Congo


La Misa con la comunidad Congoleña en Roma estuvo marcado con la alegría desde el primer momento. 

Francisco esperó sentado mientras la procesión atravesaba el pasillo central. El ministro vaticano de Asuntos Exteriores, Paul Gallgaher, era quien cerraba la columna.

En su homilía reflexionó sobre el pasaje en el que Jesús manda a 72 discípulos a predicar el evangelio. Les dio pocas indicaciones pero muy precisas. La primera de ellas, que fueran casi sin nada.

FRANCISCO
A menudo pensamos que nuestras iniciativas eclesiales no funcionan como deben por falta de estructuras, de dinero, de medios. Esto no es cierto. Es Jesús mismo quien lo dice.

La otra indicación que Jesús dio a sus discípulos y que Francisco destacó fue que no les envió solos. Siempre acompañados por otro discípulo.

FRANCISCO
Esto es curioso. Les envió de dos en dos, dice el evangelio. No solos, ni por su cuenta, siempre con el hermano al lado. Nunca ir sin el hermano, porque no hay misión si no hay comunión. No hay anuncio que funcione sin cuidar de los demás.

Por último, el Papa pidió rezar por la paz en África Central y para que las familias afectadas por la violencia superen el resentimiento. 

FRANCISCO
Para que sean capaces de superar todo sentimiento de hastío, todo sentimiento de venganza, superar la tentación de que la reconciliación no es posible, todo apegamiento malsano al propio grupo que lleve a despreciar a los demás. Hermano, hermana: la paz comienza con nosotros mismos.

Dijo que así serán ejemplo para otros y mostrarán que la paz es posible, que todos pueden aportar su grano de arena en la reconstrucción de países en guerra.

JRB