Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: “La secularización es un desafío para nuestra imaginación pastoral”


Durante el rezo de las vísperas en la catedral de Quebec, el Papa reflexionó sobre los cristianos que ante la secularización se ponen a la defensiva

El Papa dijo que esa es una mirada negativa del mundo que nace con frecuencia de una fe que al sentirse atacada, “se concibe como una especie de armadura para defenderse del mundo”.

FRANCISCO
Acusa la realidad con amargura, diciendo: “el mundo es malo, reina el pecado”, y así corre el peligro de revestirse de un “espíritu de cruzada”. Prestemos atención a esto, porque no es cristiano.
Si nos detenemos en este aspecto, nos damos cuenta de que no es la fe la que está en crisis, sino ciertas formas y modos con los que la anunciamos. Por eso, la secularización es un desafío para nuestra imaginación pastoral.

Dijo que la secularización es una realidad pone tres desafíos. El primero de ellos es encontrar otros modos para predicar el Evangelio. Para eso recomendó inspirarse en el libro de los Hechos de los Apóstoles. El segundo es vivir la fraternidad en las comunidades cristianas. Y la tercera es recuperar la credibilidad, tan dañada tras escándalos como los abusos sexuales a menores.

FRANCISCO
La Iglesia en Canadá, después de haber sido herida y desolada por el mal que perpetraron algunos de sus hijos, ha comenzado un nuevo camino.
Yo quisiera, junto con ustedes, pedir nuevamente perdón a todas las víctimas. El dolor y la vergüenza que experimentamos debe ser ocasión de conversión, ¡nunca más!

Al terminar, el Papa rezó ante la tumba del que fue el primer obispo de Quebec, San Francisco de Laval, que vivió en el siglo XVII.

JRB