Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a jóvenes: “No basta vivir de rentas. Hay que volver a ganarse lo que se ha recibido”


La última parada del peregrinaje penitencial de Francisco fue Iqaluit, la capital del territorio de Nunavut en Canadá, hogar de la mayor parte de la población inuit.

Un representante de la comunidad dio la bienvenida al Papa entre danzas y música tradicionales.

El Papa se disculpó una vez más por las injusticias y los abusos que sufrieron de manos de muchos católicos. Utilizando la imagen del qulliq, una lámpara de aceite tradicional inuit, animó a la comunidad a seguir siendo una luz en el mundo. 

FRANCISCO
También hoy permanece como un bellísimo símbolo de vida, de un vivir luminoso que no se rinde ante la oscuridad de la noche. Así son ustedes, un testimonio perenne de la vida que no se apaga, de una luz que resplandece y que ninguno logra sofocar.

A continuación el Papa hizo un llamamiento a los jóvenes para que vivan una vida digna de la herencia que recibieron de sus padres para crear un futuro mejor.

FRANCISCO
No basta vivir de rentas, es necesario volver a ganarse lo que se ha recibido como don. Por tanto, no temas escuchar una y otra vez los consejos de los más ancianos, abrazar tu historia para escribir páginas nuevas, apasionarte, tomar posición frente a los hechos y a las personas, arriesgarte.

El Papa dio tres consejos a los jóvenes. En primer lugar, que no tengan miedo de “volar alto” en su vida. En segundo lugar, que no se dejen vencer por las dificultades, que la oscuridad no apague su luz. Y, por último, Francisco recomendó a los jóvenes trabajar en equipo, que eviten luchar en la vida en solitario.

FRANCISCO
Es necesario permitir a los jóvenes que formen grupos, que estén en movimiento. No pueden pasar las jornadas aislados, rehenes de un teléfono. Los grandes glaciares de estas tierras me hacen pensar en el deporte nacional de Canadá, el hockey sobre hielo. ¿Cómo es posible que Canadá conquiste todas las medallas olímpicas? ¿Cómo hicieron Sarah Nurse o Marie-Philip Poulin para marcar todos esos goles? El hockey conjuga bien disciplina y creatividad, táctica y físico; pero lo que hace la diferencia siempre es el espíritu de equipo.

Al terminar, el Papa rezó con los presentes y se dirigió al aeropuerto para poner punto final a su viaje de casi una semana a Canadá.

KG
TR: JRB