Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Franciscanos: un rescripto permite a los hermanos no ordenados ser elegidos superiores


Durante décadas, algunas ramas de la Orden Franciscana han trabajado para restablecer el sentido original de fraternidad de la orden.

En un rescripto del Derecho Canónico de mayo, el Papa Francisco respondió a la petición de una mayor igualdad entre los miembros ordenados y no ordenados de las instituciones religiosas.

FR. MASSIMO FUSARELLI
Ministro General, Orden de los Hermanos Menores
El Papa Francisco ha respondido al deseo y a la petición explícita de varios institutos religiosos, que era la de devolver a la vida religiosa su dimensión carismática. Por lo tanto, los hermanos clérigos, nosotros los sacerdotes, y los hermanos no clérigos, los laicos, tenemos los mismos derechos y deberes. Nuestra orden, al igual que otras, ha tenido durante siglos hermanos sacerdotes y hermanos no ordenados viviendo y trabajando juntos, sin distinción.

Esta petición fue de unidad y fraternidad, ya que reunió a los líderes de cuatro ramas de la familia franciscana: los Hermanos Menores, los Capuchinos, los Franciscanos Conventuales y los Regulares de la Tercera Orden. 

FR. MASSIMO FUSARELLI
Ministro General, Orden de los Hermanos Menores
En el comienzo de nuestra familia, no había tal distinción. Teníamos a San Francisco. Él no era un sacerdote. Tampoco su sucesor, el hermano Elías. Nacimos como familias donde en primer lugar, todos somos hermanos, profesando la misma regla y eso es lo que nos une y lo que nos permite hacer todo en fraternidad.

Todos nosotros, junto a otras instituciones, queríamos este cambio porque significa ir al origen de la vida religiosa.

Este rescripto no cambia el Derecho Canónico, sino que, en casos individuales, permite que miembros no ordenados sean nombrados superiores locales o mayores de su orden religiosa.

FR. MASSIMO FUSARELLI
Ministro General, Orden de los Hermanos Menores
El cambio nos ayudará a reconocer mejor el hecho de que somos realmente una fraternidad de personas iguales entre sí y que lo que nos une a nosotros, los franciscanos, por ejemplo, es seguir la regla franciscana. Este cambio del Papa nos une. Nos convierte en hermanos menores y religiosos. Otra cosa es que algunos de nosotros estemos llamados a servir a la Iglesia y al pueblo de Dios como sacerdotes, pero el resto no. Lo que nos une es ser hermanos y hermanos menores.

Para el P. Fusarelli, reconocer que hay igualdad entre los hermanos religiosos no sólo es beneficioso para la vida religiosa, sino para la naturaleza fraternal de toda la Iglesia.

KG 

TR: JRB