Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal colombiano recuerda cómo fue secuestrado por las FARC


Monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal es uno de los nuevos cardenales creados en el consistorio de agosto. Viene de Colombia, donde es también arzobispo emérito de Cartagena de Indias.

Su compromiso con la juventud le llevó a ser secuestrado en 2002 por las FARC junto al sacerdote Desiderio Orjuela. Recuerda ese momento con una frase de la Biblia: se le pegó la lengua al paladar.

CARD. JORGE JIMÉNEZ CARVAJAL
Nos echaron a andar por unos caminos complicados y yo digo que en ese momento se me pegó la lengua al paladar. Intenté comenzar a rezar un rosario. Me impidieron, me insistieron en que no hablara. Pero yo igualmente balbuceaba el Ave María. Y decía yo: “esto es lo que llamamos miedo”.

Monseñor Jiménez iba acompañado por una caravana de coches para celebrar la confirmación de un grupo de jóvenes en San Antonio de Aguilera, un pequeño pueblo colombiano.

Los guerrilleros interceptaron el convoy para llevarse al entonces obispo y dieron la orden al resto de coches de marcharse, pero el padre Desiderio Orjuela, que iba con ellos, se negó. Prefirió que se lo llevaran a él también.

CARD. JORGE JIMÉNEZ CARVAJAL
Tuve una fortuna en el secuestro, y es que me secuestraron con un sacerdote.

Y a él le dijeron: “Ustedes sigan adelante”. Allí había varios carros detrás de nosotros. “Ustedes sigan adelante”. Y él dijo: “No, yo a mi obispo no lo dejo solo”. Y eso me salvó, creo yo.

Jorge Enrique Jiménez y Desiderio Orjuela se acompañaron mutuamente e hicieron más soportables los ocho días que pasaron privados de libertad. Les ayudó la fe.

CARD. JORGE JIMÉNEZ CARVAJAL
En realidad, nosotros vivimos esta experiencia. Rezamos juntos el rosario. Les pedíamos, les insistíamos en que nos consiguieran una Biblia para poder orar algo con los salmos, pero eso nunca fue posible. Pero todo el tiempo estuvimos en la presencia de Dios. Nos confortó muchísimo.

Colombia ha sufrido mucho a causa del narcotráfico. Mucho, mucho, mucho.

Finalmente, el ejército colombiano hizo una operación especial y los liberó. Fue una experiencia breve, pero que marcó profundamente al ahora cardenal.

RM