Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

¿Qué pasa con la Iglesia belga y la bendición de las parejas gay?


Las palabras del Papa en 2013 en su regreso de Brasil han sido interpretadas de muchas maneras.

PAPA FRANCISCO
Si una persona gay busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar?

Los obispos de Bélgica, por ejemplo, publicaron el 20 de septiembre un comunicado en el que afirmaban que bendecirían las uniones entre personas del mismo sexo. Su argumento fue que bendición no es un “matrimonio eclesiástico” y por tanto, no se trata de una equiparación.

Sin embargo, algunos expertos piensan que esta decisión es contradictoria con las enseñanzas de la Iglesia. La declaración del Dicasterio para la Doctrina de la Fe realizada en marzo de 2021 explica que estas relaciones no pueden ser bendecidas porque no se pueden bendecir relaciones “que impliquen prácticas sexuales fuera del matrimonio”.

P. PHILIP G. BOCHANSKI
Director Ejecutivo, Courage International
El documento del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del que hablamos señala que una bendición es algo sacramental y, por tanto, debe estar relacionada con los sacramentos. Por tanto, dar una bendición a una pareja que está conviviendo porque está enamorada y supuestamente tiene una relación sexual, como dice el documento, sería algo parecido a imitar una bendición nupcial.

El padre Bochanski explica que la bendición de las relaciones entre personas homosexuales no es posible porque en cualquier modo sería equipararlas a un matrimonio en la Iglesia.

Dice que esto no significa que las personas con tendencias homosexuales deban ser excluidas de la Iglesia. El padre Bochanski cree que la Iglesia debe hacerse cargo del importante papel que tiene en el acompañamiento de estas personas y de sus familias.

La cuestión de cómo incluir y acompañar a las personas homosexuales es uno de los retos pastorales dentro de la Iglesia.

KG
TR: CA