Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa explica cómo los afectos pueden ayudar o entorpecer el discernimiento


En la catequesis del miércoles el Papa retomó la catequesis sobre el discernimiento. Se centró en “de uno de sus elementos constitutivos, que es la oración”. Dijo que es fundamental para entrar en intimidad con Dios y “alejar los miedos y las dudas que pueden turbar nuestro corazón”.

Explicó que los afectos pueden facilitar o dificultar la relación con Dios, como en el caso del joven rico, apegado a las riquezas, y por eso propuso dedicar los esfuerzos a “entrar en intimidad con el Señor, ser sus amigos, y así poder reconocer lo que a Él le agrada”.

RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAÑOL
Queridos hermanos y hermanas:
En esta catequesis sobre el discernimiento reflexionamos acerca de uno de sus elementos constitutivos, que es la oración. La oración es indispensable para el discernimiento espiritual, porque nos permite entrar en intimidad con el Señor, ser sus amigos, y así poder reconocer lo que a Él le agrada. Esta relación íntima o familiar con Dios también nos ayuda a alejar los miedos y las dudas que pueden turbar nuestro corazón cuando nos disponemos a cumplir su voluntad.

Sabemos que discernir no es fácil, porque no somos máquinas que reciben instrucciones y las llevan a cabo, sino personas. Y en la vida de las personas muchas veces se presentan distintos tipos de obstáculos, sobre todo afectivos. Lo vemos en el caso del joven rico, que quería seguir a Jesús, pero tenía su corazón dividido entre Él y las riquezas. Al final optó por las riquezas, aunque esto lo dejara triste. Por eso es necesario ser amigos de Jesús, estar abiertos a su gracia, para que nos ayude a superar las dificultades y a seguirlo con alegría.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Pidamos a Jesús que nos enseñe a orar con sencillez y familiaridad, como un amigo habla con otro amigo. Él es el Amigo fiel que nunca falla, que siempre sale a nuestro encuentro, aun cuando nosotros nos alejemos de Él. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.