Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Enternecedora visita del Papa a sus parientes lejanos en Asti


El sábado, la llegada de Francisco a la casa de su prima de 90 años fue muy emotiva.

¿Cómo estás?
No quiero llorar
Ay, Jorge Feliz cumpleaños ¿eh?
Qué alegría verte

Carla Rabezzana había cumplido 90 años. El Papa saludó a demás parientes Bergoglio o amigos de la familia y comió con ellos. El menú incluyó la ensalada rusa y la pasta típica piamontés, que rellenan con carne asada.

Tras la comida, el Papa se fue a visitar una residencia de ancianos. Los saludó a todos uno a uno. A residentes y enfermeros.

FRANCIS
Dicen que la vejez es algo feo. No. La vejez es algo sabio. Vosotros teneís siempre esa sabiduría de la vida.

Muchas gracias por vuestra paciencia, muchas gracias por llevar adelante las dificultades que conlleva la enfermedad, las limitaciones de la vejez. Rezad por mí.

Pero el viaje no terminó ahí. Porque después Francisco se desplazó a otro municipio para saludar a otra prima, que estaba bien acompañada por sus vecinos.  

Con ellos pasó parte de la tarde, hablando en la cocina de la casa. 

Y gracias por la acogida. Nada de gracias. Siempre has sido gentil con todos. Siempre tienes miedo de molestar.

Cuando se despidió de ellos ya era de noche. El papa no regresó a Roma sino que descansó en el obispado.

JRB