Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Roma y ver al Papa: parada obligada para los peregrinos argentinos

Ver al Papa era una prioridad para este grupo de argentinos que estuvo realizando un viaje por varios países y ciudades europeos.

“Estamos con una convención de empresas que vendemos productos de maquinaria agrícola". “Claramente uno no puede venir a Roma y dejar de ver el Vaticano, y dejar de ver todo lo que significa para nosotros, que somos católicos, nuestro Papa. Con lo cual no dudamos ni un segundo y fue lo primero que pusimos dentro del itinerario".

Tal y como ellos dijeron, el mensaje de Francisco les ha dado ánimo y esperanza en que un mundo mejor es posible.

“La verdad es que es un mensaje que nos llama a trabajar a todos por la paz, por la justicia, desde el lugar que cada uno esté, no hace falta hacer grandes cosas, simplemente en tu casa, en tu trabajo, en tu familia... Desde ahí construir la paz y la justicia para todos, creo que es lo que uno se lleva, que cada cual desde su lugar puede hacer algo”.

“Nosotros creemos que el mundo tiene que cambiar, tenemos que vivir en un mundo más justo. Los principios que él pregona son esos y estamos convencidos de que tenemos que luchar por la paz, por la igualdad, para que todos alcancen un bienestar".

A la emoción por ver y escuchar hablar al Papa Francisco, se sumó la admiración que les provocaba encontrarse en un lugar como la Ciudad Eterna.

Pasaron por Londres, Bélgica, Turín, Bolonia, Brujas... un largo viaje se acercaba a su final, pero ellos volvían con alegría tras el mensaje recibido y la vista puesta en hacerlo realidad.