Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa Francisco lleva crucifijo de sacerdote degollado en Oriente Medio


Francisco volvió a recordar la cruenta persecución de cristianos en Oriente Medio durante un encuentro con 5000 religiosos en el Vaticano.

FRANCISCO

"Sé que entre vosotros hay consagrados y consagradas de Iraq y Siria. Querrí­a comenzar con un recuerdo a nuestros mártires de Irak y Siria, nuestros mártires de hoy. Quizás vosotros conocéis a muchos o a algunos".

Insistió en que los mártires de hoy son más que los de los primeros tiempos y recordó un hecho particular que le sucedió en la plaza de San Pedro con un sacerdote iraquí­.

FRANCISCO

"Hace algunos dí­as, en la plaza de San Pedro, un sacerdote iraquí­ se me acercó y me dio un pequeño crucifijo. Era el crucifijo que tení­a en la mano el sacerdote que fue degollado por no renegar de Jesúcristo. Ese crucifijo lo llevo aquí­".

De este modo Francisco comenzó un ecuentro vivaz en donde respondió a las preguntas que le hicieron algunos de los religiosos presentes.

Les recomendó evitar las murmuraciones y chismes que fomentan la desunión y les advirtió contra el peligro de convertir su vida en un conjunto de reglas que se deben cumplir y que ahogan su creatividad.