Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Roma abre al público por el Jubileo la necrópolis donde fue enterrado San Pablo


Con motivo del Jubileo de la Misericordia algunos monumentos poco conocidos de Roma se abrirán al público de forma excepcional.

Es el caso del cementerio donde fue enterrado San Pablo tras su martirio, a unos 7 kilómetros al sur del Vaticano. Esta necrópolis salió a la luz en las excavaciones que se realizaron entre 1917 y 1918 y es uno de los mejores testigos que muestran la sociedad romana de los primeros siglos después de Cristo.

CRISTINA CARTA

Arqueóloga

"Por la tipologí­a de las tumbas podemos ver que pertenecí­an a personas de clase media y baja. Cada nicho tení­a un coste y los que se asomaban a la calle eran los más costosos por su visibilidad. Era una forma de hacer ver la clase social del difunto, su estatus socialâ?.

De algunas tumbas se conservan todaví­a los frescos y gracias a las inscripciones se puede conocer también la identidad de los difuntos. Los hay jóvenes y ancianos y también libertos, los famosos esclavos que eran puestos en libertad por sus dueños. Por la riqueza de sus tumbas se puede deducir que algunos de ellos consiguieron hacer fortuna. 

San Pablo fue enterrado aquí­, una zona situada entre Roma y Ostia, el puerto de la antigua capital del mundo.

CRISTINA CARTA

Arqueóloga

"La sepultura fue aquí­, donde ya existí­a esta vasta necrópolis. Todas las necrópolis se realizaron fuera de las murallas de Roma. Así­ lo indicaba la ley de las 12 tablas del Derecho romano que prohibí­a el entierro o incineración dentro de la ciudadâ?.

Al igual que ocurrió con San Pedro, el sepulcro de San Pablo se convirtió en un centro de peregrinación. Sobre su tumba se contruyó una basí­lica, San Pablo Extramuros, que los papas suelen visitar cada 25 de enero para clausurar una semana de oración por la unidad de los cristianos. Fue allí­ donde Juan XXIII anunció el Concilio Vaticano II.

La espectacular necrópolis se podrá visitar a lo largo de los próximos meses, previa reserva y pagando cuatro euros por persona.

TELÉFONO DE RESERVA: +39 060608

Visitas de máx. 30 personas

Fechas de las visitas hasta la fecha:

27 de febrero

12 de marzo

16 de abril

21 de mayo

18 de junio

JRB

AA

JM

-PR

Up:AC