Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Edith Stein: De atea a morir como religiosa carmelita en la cámara de gas de Auschwitz


El silencio en la visita del Papa Francisco a Auschwitz fue más elocuente que cualquier palabra.

Así lo explicó el mismo durante la audiencia general despues de su viaje a Polonia. Tambien contó que en el campo de exterminio pudo escuchar y sentir a las almas que murieron allí.

Una de ellas fue la de Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein. Fue asesinada en la cámara de gas siete días despues de ser enviada a Auschwitz, un 9 de agosto de hace 74 años

Nació en 1891 en una familia judía pero a los 14 años decidió hacerse atea. Siempre fue una joven inquieta que se preguntaba constantemente por el sentido de la vida y del mundo que la rodeaba. Por eso, eligió estudiar filosofía.

Durante la I Guerra Mundial se acercó por primera vez al catolicismo en busca de respuestas tras haber visto el dolor y la destrucción causados por la contienda. Pero fue sobre todo, la lectura de la vida de Santa Teresa de Ávila la que definitivamente provocó su conversión. 

En 1922 recibió el bautismo y la confirmación. Once años despues, ingresó en el convento de las Carmelitas Descalzas de Colonia con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz. En aquella epoca incluso llegó a escribir una carta al Papa Pío XI advirtiendo de los peligros que suponía el nacionalsocialismo para Alemania. 

En 1938 fue trasladada a otro convento en Holanda. Sus superioras pensaban que allí no correría peligro por ser Holanda un país neutral. Sin embargo, un año despues los nazis tambien ocuparon los Países Bajos. 

Como represalia a una carta de los obispos holandeses en la que se quejaban del maltrato hacia los judíos, los nazis vaciaron holanda de judíos. 40 mil fueron deportados, entre ellos, sor Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, que murió en Auschwitz.

Fue beatificada y canonizada por Juan Pablo II. El Papa que, como ella, conoció los horrores de la II Guerra Mundial, tambien la nombró patrona de Europa en octubre de 1999.