Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Publican la correspondencia del nuncio que intentó detener el Genocidio de los Armenios


Valentina Karakhanian es una de los dos investigadores del Archivo Secreto Vaticano que han reunido todos los documentos que la Santa Sede custodia sobre el Genocidio de los Armenios. 

El resultado es el dramático relato cronológico de cómo el delegado apostólico del entonces papa Benedicto XV se daba cuenta poco a poco de la tragedia que se estaba perpetrando, e intentaba detenerla. 

VALENTINA VARTUI KARAKHANIAN

Investigadora, Archivo Secreto Vaticano

"Hemos intentado ordenar los documentos de modo que ellos mismos cuenten la matanza de armenios. Los protagonistas son armenios, obispos, nuncios, embajadores que vivieron o presenciaron el primer genocidio del siglo XXâ?. 

El protagonista del libro es el representante del Papa, el futuro cardenal Angelo Maria Dolci. Muestra cómo intentó movilizar al cuerpo diplomático en Constantinopla, denunciar lo ocurrido y llegar hasta el sultán. Pero obtuvo pocos resultados. 

VALENTINA VARTUI KARAKHANIAN

Investigadora, Archivo Secreto Vaticano

"El Vaticano hizo lo que estaba en su mano, y en algunos casos lo que no podí­a, porque hablaba con quien no era de su competencia. El delegado apostólico no tení­a derecho a ir a esas oficinas. Pero iba y mostraba documentos privados de la delegación, ya que para llegar hasta el sultán habí­a que mostrar la firma del Papa. Se reunió con ministros, con el gran visir, y con el sultán. Hablaba en nombre del Papa y de la Santa Sede porque tení­a la certeza de que el Papa Benedicto XV querí­a ayudar y salvar a estas personasâ?. 

Los relatos en primera persona del representante papal dan una visión terriblemente cercana del exterminio de cristianos expulsados de sus casas.

"En algunas regiones han sido masacrados, en otras deportados a lugares desconocidos, para que murieran durante el recorrido. Hay madres que han vendido a sus propios hijos para librarlos de la muerteâ?. 

VALENTINA VARTUI KARAKHANIAN

Investigadora, Archivo Secreto Vaticano

"En un momento dado entendió que la persecución no era especí­ficamente contra los armenios, sino contra los cristianos del territorio. Habí­a que eliminar a los cristianos de ese territorio. Junto a los armenios dieron la vida y fueron perseguidos y asesinados muchos asirios, caldeos, melquitas, maronitas... El dolor y la persecución les unióâ?. 

Se calcula que las deportaciones y las eliminaciones que realizó el Imperio otomano entre 1915 y 1916 resultaron en 1.500.000 de armenios muertos. 

Hay muchas publicaciones sobre el drama que sufrió este pueblo. Pero quizá esta es la primera obra que recoge con tantos detalles cómo la Santa Sede vivió y afrontó el genocidio.

JMB

MG

FL

- PR

Up: AC