Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Una nueva luz baña al famoso Moisés de Miguel Ángel


Parecí­a imposible que pudiera lucir mejor pero ahora el Moisés de Miguel íngel resulta sencillamente impresionante.

Y ha sido todo gracias a una nueva luz que le ha devuelto el aspecto con la que el propio Miguel íngel la concibió. 

FRANCESCO PROSPERETTI

Responsable área arqueológica del Coliseo

"Hablamos de un trabajo innovador. Más allá de la restauración y la conservación hemos afrontado un tema tan importante como tan descuidado: El aspecto de la percepción de la obra a través de la luzâ?.

Roma le robó la luz al Moisés. Las exigencias urbaní­sticas de una ciudad en constante expansión hicieron que se tuviera que construir alrededor de esta basí­lica. Por eso, la ventana que iluminaba a esta obra maestra quedó tapada. 

Moisés mira hacia un lado porque buscaba esta fuente de luz hoy extinta. Ahora se la han devuelto unas pequeñas bombillas led perfectamente disimuladas. 

ANTONIO FORCELLINO

Restaurador

"Sabí­amos que existí­a esta ventana hacia la que Moisés gira el rostro y nos parecí­a algo inexplicable desde el punto de vista técnico pero Miguel íngel lo logró porque en ese momento porque en ese momento la luz tení­a un gran valor como sí­mbolo de la relación directa con Diosâ?.

También se ha llevado a cabo una minuciosa limpieza para que el mármol, seleccionado en Carrara por el propio Miguel íngel, pudiera brillar como el primer dí­a. Hací­a 15 años que la famosa escultura no se sometí­a a una limpieza así­.

En 1505 el Papa Julio II encargó a Miguel íngel la construcción de su tumba que estarí­a en la basí­lica de San Pedro. Tras muchas vicisitudes, el conjunto escultórico terminó en esta otra basí­lica romana, San Pietro in Vincoli.

Un basí­lica en la que, por cierto, también se conserva esta reliquia cristiana, las cadenas con las que apresaron a San Pedro en Jerusalén. La tradición asegura que cuando en el siglo IV Leon I el Magno las puso junto a las que retuvieron a san Pedro en la cárcel Mamertina de Roma, ambas partes se unieron milagrosamente.

AC

MG

SV

-PR

Up:AC