Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La sinagoga de María Magdalena


Esta es la ciudad de Marí­a Magdalena. La discí­pula de Cristo seguramente pasó por estas calles o por esta sinagoga. Se trata de la única de su época encontrada en la región de Galilea.

DINA AVSHALOM-GORNI

Arqueóloga

"Era una sinagoga preciosa. Las paredes estaban decoradas con frescos hermosos de color rojo, amarillo, verde, colores bellí­simos. El suelo estaba decorado con un mosaico y habí­a seis columnas que sostení­an el techo, era muy grande. Tení­a bancos pegados a las paredes. ¿Para qué? Para que la comunidad que iba allí­ pudiera aprender, estudiar. Se sentaban a lo largo de estos bancos y escuchaban a los rabinos".

Esta sinagoga tiene un significado muy especial no solo para los cristianos. Para los judí­os es la demostración de la unidad que existí­a entre Jerusalén y las comunidades más alejadas.

La prueba es la devoción que sentí­an por el Templo, atestiguada por la pieza más valiosa de las excavaciones. Esta piedra donde seguramente los rabinos apoyarí­an los textos sagrados que iban a explicar. 

En ella está tallada la Menorá, el candelabro de siete brazos que estaba en el lugar más sagrado del Templo de Jerusalén.

DINA AVSHALOM-GORNI

Arqueóloga

"La persona que la hizo vio el templo de Jerusalén, lo conocí­a de primera mano, no por una historia que le habrí­a contado un abuelo suyo. Hasta el momento es la primera pieza que encontramos con estas caracterí­sticas. No se trata por tanto de algo importante desde el punto de vista artí­stico sino espiritual".

Lo más curioso de todo es que esta excavación dirigida por la Autoridad de Antigí¼edades de Israel comenzó por casualidad. En esta zona los Legionarios de Cristo iban a construir un centro de atención a peregrinos. Al hacer las excavaciones previas se encontraron con la antigua ciudad de Magdala y tuvieron que modificar el proyecto original.

Ahora, por primera vez la piedra está expuesta al público en el lugar que pocos hubieran imaginado: el Vaticano. Se trata de un gesto sin precedentes que quiere demostrar la sintoní­a y el diálogo que existe entre los cristianos y, como dijo Juan Pablo II, sus "hermanos mayores en la fe".

JRB

CTV

FL

-PR

Up:AC