Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Las anécdotas de la visita de Trump al Vaticano


El presidente de Estados Unidos, llegó en su fortaleza con ruedas, el coche presidencial a prueba de explosiones, y con una "pequeña" escolta compuesta por unos 60 vehí­culos. 

Lo recibió el arzobispo Georg Gänswein, quien le acompañó hasta el estrecho ascensor que los llevarí­a al piso donde los esperaba el Papa.

"Este ascensor no es como el de la Trump Tower de Nueva York".

Después llegó el momento del saludo al Papa.

"Sea bienvenido".

"Muchas gracias. Es un gran honor".

No hubo intérprete de la Casa Blanca pero sí­ del Vaticano. El encuentro privado entre los dos lí­deres duró 30 minutos.

Mientras tanto su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno Jared esperaban en un salón. Ambas vestí­an traje negro largo y mantilla, como prevé el protocolo.

Francisco bromeó con Melania sobre el dulce tí­pico de Eslovenia, pero el traductor no comprendió bien la pregunta. 

"¿La señora le da de comer "potiza""

"What do you give him [Trump] to eat?" 

"Potiza".

Luego, el Papa le bendijo un rosario. 

En cuanto a los regalos, Trump llevó al Papa la primera edición de las obras de Martin Luther King.

"Son libros y algunas cartas de Martin Luther King".

"Se lo agradezco mucho. Gracias".

El Papa le entregó regalos muy simbólicos, como un medallón sí­mbolo de la paz.

"Este es un medallón hecho por un artista romano con el árbol del olivo, como sí­mbolo de paz. Tiene dos ramas. Porque está la división de la guerra y el olivo... lentamente hacia la paz".

"Lo vamos a usar. Necesitamos la paz".

"Con mis mejores deseos para que usted pueda ser un árbol de olivo para hacer la paz".

"Y este es el 'Mensaje de paz', lo he firmado personalmente para usted. Es el Mensaje de paz de este año".

"Es precioso. Muchas gracias".

"Y estos libros, cartas que envié a todos los católicos sobre la familia, la Alegrí­a del Evangelio y el cuidado del medio ambiente".

"Los leeré".

La emoción traicionó a la primera dama quien se despidió del Papa en francés y con un "au revoir".

"Muchas gracias. Gracias por la visita".

"Gracias por visitarnos. Gracias por estar con nosotros. Au revoir. Muchas gracias".

Donald Trump y Francisco se estrecharon la mano por última vez. Y estas fueron las últimas palabras de su encuentro.

"Gracias. Gracias. No olvidaré lo que usted dijo. Gracias".