Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Restauran espectaculares frescos en las Catacumbas de Domitilla.


Estas son las catacumbas de Domitilla, las catacumbas más grandes de Roma. Tienen 12 kilómetros de longitud y más de 70 frescos que han sido restaurados con láser para revelar su auténtica belleza. 

El terreno de las catacumbas perteneció a una mujer llamada Flavia Domitilla, miembro de la familia imperial y sobrina de Domiciano. El emperador la deportó como castigo por sus simpatí­as hacia el cristianismo, pero ella antes de marcharse regaló el terreno para enterrar a los cristianos. 

FABRIZIO BISCONTI

Pontificia Comisión de Arqueologí­a Sacra

"La Basí­lica de Domitilla la descubrió Giovanni Batista de Rossi en el siglo XIX, pero ya eran conocidas desde el siglo XVI por Antonio Bosio, el primer explorador de las catacumbas romanas. En el siglo XVIII robaron algunas pinturas, pero luego se reconstruyó la basí­lica".

Los mártires Nereo y Aquileo también están representados en esta basí­lica, justo a la derecha del altar. La mayorí­a de las tumbas están bajo la basí­lica, a cuatro pisos bajo tierra. 

RAFFAELLA GIULIANI

Pontificia Comisión de Arqueologí­a Sacra

"Decimos que las catacumbas de Domitilla son las catacumbas más grandes de Roma. La mayor parte son nichos, pero hay también algunas habitaciones, llamadas cubí­culos, que están decoradas con frescos. Por eso estas catacumbas son muy ricas. Los frescos nos muestran escenas paganas, pero también escenas cristianas del Nuevo Testamento".

Los frescos representan escenas como la í?ltima Cena y a discí­pulos de Cristo... Pero no por el arte, sino por quienes descansaban aquí­, muchos cristianos intentaban que sus restos estuvieran para siempre en este lugar.

FABRIZIO BISCONTI

Pontificia Comisión de Arqueologí­a Sacra

"Todos querí­an ser enterrados cerca de los mártires. Todos los cristianos querí­an estar cerca de los mártires porque pensaban que el que estaba cerca de ellos también estarí­a en el Paraí­so".

Siglos después, Roma aún reconoce estas catacumbas y la memoria de quienes descansan en ella. Estas catacumbas son un recuerdo de su valentí­a en las persecuciones que aún da vida a los cristianos.

MB / JS

MG

-S

-PR

Up:JS