Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa cuelga un cartel en la puerta de su habitación: “Prohibido quejarse”

Será porque es verano y está de buen humor o será porque está cansado de oír a los que hacen de la queja un deporte.

En todo caso, esta foto que publica “Vatican Insider” ha causado furor: en la puerta de su habitación el Papa ha colocado este cartel: “Prohibido quejarse”. Y en la letra pequeña se lee:

“Los infractores padecen un síndrome de victimismo que disminuye la capacidad de resolver problemas y el buen humor”.

Dice que “el castigo será doble para los que se quejen ante los niños” y concluye con un esperanzador mensaje: “No se concentre solo en sus límites sino en sus capacidades”. “Deje de lamentarse y cambie su vida”.

El cartel se lo dio el psicoterapeuta Salvo Noè, hace un mes, al terminar una audiencia general. Un mensaje que cuaja perfectamente con la línea de Francisco. Todo un programa de pontificado concentrado en este aviso.