Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Por qué Francisco pide que en octubre los cristianos recen por el trabajo digno

Francisco advierte de las consecuencias del desempleo y pide a los cristianos que recen en octubre para que haya trabajo y trabajo digno.

Si el nivel de desempleo alcanzado en Europa en los últimos años ha sido preocupante, en otras zonas del mundo la situación es dramática. También porque en los países pobres los niños y mujeres son pasto de traficantes y explotadores

Algunos ejemplos: en África, Gambia tiene un 29,69% de parados y Lesoto un 27%. Le siguen de cerca países de Europa como Macedonia con un 26,7%, Grecia, con casi un 24% y España con un 19,45%.

El Papa denuncia la falta de trabajo, porque priva de dignidad a las personas. Pero también, como hizo en Génova, denuncia el exceso de trabajo, aunque esté bien pagado, que impide desarrollar la vida familiar. 

FRANCISCO
“Una paradoja de nuestra sociedad es que hay a la vez muchas personas que querrían trabajar y no pueden, y otros que trabajan demasiado, que querrían trabajar menos, pero que no pueden porque han sido comprados por las empresas".

Y aunque a algunos sorprenda, Francisco no es enemigo del empresario. Denuncia sus abusos pero también a los trabajadores da este consejo: 

FRANCISCO
“Una vez me decía un viejo dirigente obrero, honesto como él solo. Murió con lo que ganaba, nunca se aprovechó. Cada vez que teníamos que sentarnos a una mesa de negociación yo sabía que tenía que perder algo para que ganáramos todos. ¡Qué linda, la filosofía de ese hombre de trabajo! Cuando se va a negociar siempre se pierde algo pero ganan todos”.

Francisco habla a menudo de conciliar trabajo y familia, de los dramas personales que genera la falta de trabajo o la explotación, y de sus consecuencias para toda la sociedad. Pero sobre todo denuncia el modelo económico, más centrado en la búsqueda de beneficios que en el bien común.