Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: El Status Quo de Jerusalén se debe respetar o continuará la violencia


Con esta energía se saludaron el Patriarca Greco-Ortodoxo de Jerusalén, Teófilo III, y el Papa Francisco.

“Bienvenido”.

El patriarca Greco-Ortodoxo devuelve así al Papa Francisco la visita que este hizo en 2014 a Tierra Santa.

“Estamos aquí con motivo de esta visita fraterna en misión pastoral”.

Francisco recordó su viaje a Tierra Santa y mostró su satisfacción por la colaboración entre el patriarcado Greco ortodoxo de Jerusalén, el patriarcado Armenio y la Custodia Franciscana para la restauración de la basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén y la de la Natividad en Belén.

Esta visita del Patriarca es un signo del cada vez mayor entendimiento entre las Iglesias cristianas de Tierra Santa.

FRANCISCO

“No es posible cambiar la historia pero, sin olvidar las graves faltas de caridad cometidas durante siglos, volvamos nuestra mirada hacia un futuro de reconciliación plena y de comunión fraterna y hagamos ahora como el Señor desea. No hacerlo hoy sería la falta más grave”.

Francisco también lamentó la inestable situación en Tierra Santa, especialmente de Jerusalén, ciudad cuyo Status Quo debe ser respetado.

FRANCISCO

“Es necesario rechazar con firmeza el recurso a cualquier tipo de violencia, de discriminación y a cualquier manifestación de intolerancia contra personas o lugares de culto judíos, cristianos y musulmanes. La Ciudad Santa, cuyo Status Quo tiene que ser defendido y preservado, tendría que ser un lugar donde todos puedan convivir pacíficamente. De lo contrario continuará para todos la espiral de sufrimiento”.

Por eso, el Papa pidió que se favorezcan las condiciones para que se dé una paz estable, basada en el respeto a los derechos de todos. De esta forma, habrá seguridad y ningún habitante de la Tierra Santa se verá obligado a marcharse para poder vivir en paz.