Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


¿Cómo está distribuido el mundo musulmán?

La sucesión de Mahoma provocó un conflicto en el mundo musulmán que dura hasta nuestros días y que enfrenta a las dos principales ramas del Islam: chiítas y sunitas.

Los chiítas eran partidarios de que el líder fuera el yerno del profeta mientras que los sunitas defendían que la cabeza de los musulmanes fuera elegido por la mayoría de la comunidad. A esta diferencia principal hay que sumar otras de carácter doctrinal.

Los chiítas son minoría, el 13% de los musulmanes del mundo, mientras que el resto son sunitas.

Los chiítas están en Azerbaiyán, Bahréin, Irak, Líbano y, sobre todo, en Irán. Este país es clave en el Islam chiíta porque es su núcleo espiritual y financiero. 

Entre los grupos radicales ligados al chiísmo está Hezbolá, fundado en 1982 en Líbano para expulsar a Israel de la parte occidental del país.

Entre los chiítas también hay otras subramas como los imamíes, los alauitas, los ismaelitas, los drusos o los zaidíes. De los sunitas el grupo más destacado son los salafitas.

La mayoría de los musulmanes son sunitas; más de un 85%. Están presentes en países como Egipto, Turquía, Qatar o Indonesia, aunque el Estado sunita con mayor peso político y económico es Arabia Saudí.

Los grupos radicales sunitas son minoritarios pero también más famosos: Al Qaeda, Hamás, los talibán y el Estado Islámico.