Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


La grave preocupación del Papa Francisco por la amenaza nuclear

El Vaticano prepara un encuentro internacional contra las armas nucleares. Vendrán varios premios nobel y hasta un superviviente de Nagasaki.

Francisco está muy comprometido con la causa. En 2015, durante su visita a la sede de la ONU en Nueva York pidió la abolición del armamento nuclear. No fue la única vez que lo hizo.

FRANCISCO
25 de septiembre, 2015
“Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos”.

En marzo de 2017 envió otro mensaje a la ONU y en septiembre lanzó este tuit durante la Jornada Mundial para la Eliminación de las Armas Nucleares.

Al Papa le preocupa el aumento de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte. Han reavivado el fantasma de la guerra nuclear. Regresando de Egipto el Papa Francisco no ocultó su preocupación.

FRANCISCO
29 de abril, 2017

“Parémonos. Busquemos una solución diplomática. Y sobre esto creo que las Naciones Unidas tienen el deber de retomar un poco su liderazgo, porque se ha aguado, se ha aguado un poco”.

La guerra es uno de los temas que Francisco ha denunciado con mayor insistencia en los últimos días, especialmente durante su visita al Cementerio Americano Sicilia-Roma.

FRANCISCO
2 de noviembre, 2017

“Los hombres hacen de todo para declarar y hacer la guerra. Y al final, se destruyen a sí mismos”.

En este cementerio descansan casi 8.000 soldados norteamericanos que perdieron la vida durante la II Guerra Mundial. Allí dejó escapar este amargo lamento.