Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa se pasea por la plaza de San Pedro para saludar a voluntarios de la Jornada Mundial de los Pobres

Poco antes de las cuatro de la tarde, el Papa detuvo su vehículo en la plaza de San Pedro. 

“Aquí está la acogida. El ejército nos ha dado... Aquí están los voluntarios de la Misericordia”.

“Son buenos estos voluntarios”.

Monseñor Rino Fisichella lo acompañó en esta visita al hospital provisional que se ha dispuesto en la plaza para la Jornada Mundial de los Pobres de este domingo. Un día que se celebra por primera vez por expreso deseo del Papa.

Y con este aplauso reaccionaron los voluntarios a los que Francisco saludó uno por uno. No se podían creer que el mismo Papa les visitara. Tampoco los turistas que paseaban por la plaza daban crédito a sus ojos.

El Papa paseó por las distintas consultas y saludó a los médicos y las enfermeras. Allí ya algunas personas sin hogar se estaban realizando varias revisiones médicas.

“Venid, venid. Saludad al Papa. Ha venido a posta para veros”.

Francisco conversó unos instantes con ellos y esta mujer incluso le entregó una carta que tenía escrita para él. 

Cada vez más personas llegaron a la plaza al saber que estaba allí el Papa quien concluyó su visita a este hospital de campo con esta foto de familia. Fue un gesto de agradecimiento del Papa hacia todas las personas que han posibilitado que las periferias, al menos por unos días, estén en el mismo corazón de la Ciudad Eterna.