Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Roma acoge una nueva edición del festival internacional de cine católico “Mirabile Dictu”


Roma acoge la 8ª edición del festival internacional de cine católico “Mirabile Dictu”, que quiere apoyar películas que promueven valores y modelos de vida positivos.

Premia cuatro categorías: mejor cortometraje, mejor documental, mejor director y mejor película. Se han presentado más de mil candidaturas pero sólo hay doce títulos entre los candidatos al “Pez de Plata”, una escultura que evoca el primer símbolo cristiano. 

Entre los nominados a mejor película está “Santa Brígida de Suecia”, del estadounidense Fabio Carini; “Fátima, el último misterio”, del español Andrés Garrigó; e “Ignacio de Loyola: Soldado, pecador, santo”, del filipino Paolo Dy.

Al mejor director optan Pablo Moreno, por su película “Luz de Soledad”; David Naglieri por “El rostro de la misericordia”; y Samuel Sebastian por “La larga noche de la imaginación”.

LIANA MARABINI
Presidenta, Festival Mirabile Dictu

“Amo a la Iglesia católica, y no me gusta cuando veo que es maltratada. Por eso he decidido hacer ver la parte bonita de la Iglesia, que es mucho más grande que la pequeña parte de cosas negativas o que nos molestan. Pienso que las películas son un gran instrumento de evangelización y por eso me dedico ya sea como productora o como organizadora de este festival a dar espacio, a crear una plataforma en la que se reúnan las películas católicas”.

Liana Marabini, presidenta del festival, piensa que el cine católico es un buen instrumento para hablar de Dios, y que una sola conversión hace que merezcan la pena iniciativas como esta.

LIANA MARABINI
Presidenta, Festival Mirabile Dictu

“Si una película transforma tan solo un alma quiere decir que hemos alcanzado nuestro objetivo”.

El festival no concluye aquí. En pasadas ediciones proyectaron las películas premiadas en lugares ligados al sufrimiento, como hospitales o cárceles.