Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El rey de Jordania viaja hasta el Vaticano para hablar con el Papa sobre Jerusalén


Es el saludo de dos viejos conocidos. El rey Abdullah II de Jordania visitó de nuevo al Papa Francisco en el Vaticano. Esta vez el encuentro tenía un único motivo que preocupa tanto a la Santa Sede como a todo Oriente Medio: La decisión unilateral de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

“He olvidado mi inglés, por eso necesito un traductor”.

Pese a la gravedad del asunto, el rey, acompañado por su principal colaborador, y el Papa, mantuvieron una distendida conversación. El rey hachemita incluso invitó a Francisco a visitar de nuevo Jordania.

En el intercambio de regalos, el rey Abdullah entregó al Papa un obsequio muy simbólico. Se trata de una imagen que muestra los principales lugares santos de Jerusalén. 

También llevó un regalo que trajo muy buenos recuerdos a Francisco.

“Aún recuerdo cuando pasé al Jordán y me acordé de su padre cuando Pablo VI fue”.

Por su parte, el Papa le entregó un grabado en el que se lee “el desierto se convertirá en un jardín” y los documentos principales de su pontificado.

Durante el encuentro tanto el rey como Francisco coincidieron en la gran importancia que tiene preservar el status quo de la Ciudad Santa como un elemento clave para la estabilidad y la paz de la región.