Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Papa en Epifanía: “Se necesita una meta alta en la vida y por eso hay que mirar hacia arriba”

Un año más el Papa presidió en la basílica de San Pedro la misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor

Francisco invitó a mirar al cielo para buscar la auténtica estrella, como hicieron los Reyes Magos.

FRANCISCO
“Los Reyes Magos no se conformaron con ir tirando, con vivir al día. Entendieron que, para vivir realmente, se necesita una meta alta y por eso hay que mirar hacia arriba”.

Los Magos encontraron la estrella correcta porque se pusieron en camino dejando a un lado sus comodidades. El Papa explicó que haciendo eso pudieron hallar algo mucho más grande.

FRANCISCO
“Para encontrar a Jesús debemos dejar el miedo a involucrarnos, el conformismo de sentirse ya al final, la pereza de no pedir ya nada a la vida. Tenemos que arriesgarnos, para encontrarnos sencillamente con un Niño. Pero vale inmensamente la pena, porque encontrando a ese Niño, descubriendo su ternura y su amor, nos encontramos a nosotros mismos”.

Recordando a los Reyes Magos, que se pusieron en camino, Francisco puso el ejemplo de quienes sabían que Jesús había nacido pero no lo buscaron, como los sacerdotes o los escribas. El Papa dijo que es una actitud que se repite en muchos cristianos, que tampoco se arriesgan a buscar a Dios.

FRANCISCO
“Puede ser la tentación de los que creen desde hace mucho tiempo: se discute de la fe, como de algo que ya se sabe, pero no se arriesga personalmente por el Señor. Se habla, pero no se reza; hay queja, pero no se hace el bien. Los Magos, sin embargo, hablan poco y caminan mucho”.

También explicó que, al igual que los Reyes Magos trajeron regalos al Niño Dios, cada persona puede hacer un regalo a Dios haciendo el bien sin cálculos, incluso si no es agradable o si no se gana nada. 

Por último Francisco invitó a todos los cristianos a seguir el ejemplo de los Reyes Magos: mirar a lo alto, caminar y ofrecer regalos de modo gratuito. 

Y a las doce del mediodía, dirigió el rezo del Ángelus con los peregrinos en la plaza. El Papa invitó de nuevo a acoger a Jesús en la propia vida y a no verlo como un obstáculo o una amenaza.