Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El domingo el Papa Francisco celebra la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado


El domingo Francisco presidirá por primera vez una Misa por la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado.

En su mensaje para este día pidió a gobiernos y a la sociedad que tengan presentes estos cuatro puntos: que a migrantes y refugiados hay que acogerles, protegerles, promover su desarrollo e integrarlos.

MONS. FABIO BAGGIO
Subsecretario, Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral

“Cuando (el Papa) ha hablado de acoger, ha hablado también de acoger de modo responsable, que se estudie cómo hacerlo de modo que se respete la dignidad de todos y de modo que todos se sientan comprometidos en esta acogida”.

La Organización Internacional para las Migraciones estima que en 2017 murieron al menos 5.000 migrantes y refugiados, aunque la cifra real es imposible de determinar puesto que miles de ellos mueren durante los peligrosos trayectos.

3.000 de ellos fallecieron en el Mediterráneo. Este es uno de los grandes puntos negros de la crisis. Desde 2014 más de 14.000 personas perdieron la vida aquí. La otra gran zona de peligro es África del Norte y África Central, que acumulan casi 900 muertes en el último año. 

Según la ONU, desde el año 2000, el número total de migrantes se ha disparado en un 49%. En total se calcula que hay 258 millones en todo el mundo.

De hecho, 2018 será un año importante. La ONU quiere conseguir un gran pacto mundial sobre migración. El objetivo es establecer un marco jurídico internacional que permita proteger a quienes forzosamente se han visto obligados a abandonar sus hogares donde quiera que estén.

La Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado fue instituida en 1914 por Benedicto XV, el papa que lanzó un plan de paz durante la I Guerra Mundial y al que no escucharon.