Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco en la Araucanía: “La violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”

En su segundo día en Chile Francisco afrontó una de las etapas más complicadas del viaje: Temuco, un lugar de fuertes tensiones entre gobierno y comunidades indígenas.

Desde allí el Papa pidió que fueran respetados y protegidos. La ceremonia estuvo muy marcada por la decoración y la música de los pueblos indígenas.

La Misa fue celebrada en el territorio que los mapuche denuncian que les fue expropiado por el gobierno. También fue un lugar de detención y tortura durante los años de Augusto Pinochet.

El Papa pidió con fuerza respeto y unidad, recordando las palabras de la que fue una de las principales artistas de Chile: Violeta Parra.

FRANCISCO
“Esta tierra, si la miramos con ojos de turistas, nos dejará extasiados, pero luego seguiremos nuestro rumbo sin más y acordándonos de los lindos paisajes; pero si nos acercamos a su suelo, lo escucharemos cantar, y cantar con tristeza. «Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar»”.

Francisco pidió superar las diferencias. Dijo que la unidad es un arte que necesita de artesanos que sepan entretejer un bello vestido con las diferencias de unos y otros. La unidad, sentenció, no se consigue suprimiendo las diferencias sino apoyándose en ellas. 

FRANCISCO
“Nos necesitamos desde nuestras diferencias para que esta tierra siga siendo bella. Es la única arma que tenemos contra la «deforestación» de la esperanza. Por eso pedimos: Señor, haznos artesanos de unidad”.

El Papa también advirtió contra dos tipos de violencias que pueden minar la esperanza: la de los grandes acuerdos que no se concretan en nada y la violencia física que busca directamente suprimir las diferencias: la ley del más fuerte.

FRANCISCO
“La violencia llama a la violencia, la destrucción aumenta la fractura y separación. La violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa. Por eso decimos «no a la violencia que destruye», en ninguna de sus dos formas”.

Francisco pidió respeto para las comunidades indígenas y también pidió respeto por el medio ambiente. Pero sobre todo, lo que lanzó fue un poderoso mensaje para el diálogo y la reconciliación.