Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Blase Cupich: No me importa lo que digan de mí. Lo que me importa es ser fiel a la Iglesia


Blase Cupich lleva más de tres años como arzobispo de Chicago y en noviembre cumplió un año como cardenal. A pesar de que ahora debe dedicar más tiempo a los asuntos del Vaticano dice que su prioridad sigue siendo la misma: la diócesis que le ha sido encomendada.

CARD. BLASE CUPICH
Arzobispo de Chicago (EE.UU.)

“Hemos comenzado un plan llamado 'Renueva mi Iglesia', con el que estamos intentando reavivar nuestras 360 parroquias.

Es un modo de reflexionar sobre tres cosas: sobre si somos verdaderos discípulos, sobre cómo van nuestras comunidades y sobre qué inspiramos con el ejemplo que damos”.

El cardenal también se ha tomado en serio una de las prioridades sociales del Papa: la acogida de migrantes y refugiados que llegan a Estados Unidos.

CARD. BLASE CUPICH
Arzobispo de Chicago (EE.UU.)

“Realmente en Chicago hay mucha sensibilidad sobre este tema. Es una ciudad hecha de inmigrantes. Cada fin de semana celebramos misas en 26 lenguas, por lo que realmente somos una ciudad inmigrante. Me enorgullece ver que la gente de Chicago comprende esta situación. La Iglesia continuará hablando a favor de los migrantes”.

Su disponibilidad también hacia personas homosexuales, divorciados y migrantes le ha costado críticas. Algunos lo califican de “liberal” aunque él dice que lo que hace es simplemente poner en práctica lo que la Iglesia propone. 

CARD. BLASE CUPICH
Arzobispo de Chicago (EE.UU.)

“La etiqueta que prefiero que me pongan es la de: “fiel a las enseñanzas de la Iglesia”. Yo siempre he intentado seguir a la Iglesia, a Cristo y ser fiel. Me da igual lo que digan de mí, y creo que el Papa hace igual. Lo importante es seguir la voz de Cristo en nuestro tiempo.

Somos testigos de la vocación a la trascendencia. Por tanto, no se puede definir la Iglesia católica con términos políticos”.

Esta actitud le ofrece una ventaja: la de poder afrontar con libertad complicados problemas como la violencia, el diálogo interreligioso y la acogida de personas de toda clase y condición en la Iglesia católica.