Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Por qué el Papa ha convocado una jornada de ayuno y oración por Sudán del Sur y República Democrática del Congo


La emergencia humanitaria en Sudán del Sur es crónica. A finales de 2017 la ONU volvió a dar la voz de alarma: más de un millón de personas podrían morir de hambre y unas 25.000 están en “condiciones catastróficas”. 

Aquí el fenómeno de los niños soldado llega a cuotas de escándalo: se calcula que 19.000 han sido obligados a empuñar las armas a pesar de las últimas liberaciones.

La guerra civil que comenzó a finales de 2013 parece no tener fin y los desplazados internos pasan el millón.

FILIPPO GRANDI
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

“Es una tragedia humana de las mayores proporciones. Es como Siria o Yemen. Estas son las mayores crisis humanitarias del mundo y es urgente conseguir la paz”.

En República Democrática del Congo la situación ha empeorado en los últimos meses. Es el otro dantesco escenario de una guerra sin fin que entremezcla intereses económicos, etnias y religión. El corazón de África corre el riesgo de saltar por los aires.

LUCA MAINOLDI
Agencia Fides

“La situación es la de un Estado que está casi a la deriva. Lo más preocupante es que el gobierno parece que ve a la Iglesia como el jefe de la oposición”.

La mediación de la jerarquía eclesiástica ha sido determinante a la hora de conseguir acuerdos entre gobierno y oposición. Sin embargo los acuerdos no han sido cumplidos por el presidente y la tensión ha provocado movilizaciones aplacadas con las armas. La Iglesia calcula que entre 2016 y 2017 murieron más de 3.000 personas a causa de la violencia.

Desde Roma el Papa ha convocado una jornada de ayuno y oración por la paz en ambos países. Será el viernes 23, cuando regrese de sus ejercicios espirituales. Es la segunda vez en cuatro meses que pide rezar de forma especial por ellos. En noviembre había convocado una ceremonia de oración por estos dos Estados.