Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Qué es el Domingo de la Misericordia y por qué es tan importante


El Domingo de la Divina Misericordia se celebra cada segundo domingo de Pascua desde el año 2000. Es un día en el que se tiene especialmente presente misericordia Cristo con los hombres según la visión de santa Faustina Kowalska. La santa polaca tuvo varias revelaciones sobre la Misericordia Divina.

En el año 2000 Santa Faustina fue canonizada por otro polaco, Juan Pablo II, que anunció además que en el Domingo de la Divina Misericordia sería posible recibir la indulgencia plenaria.

P. JOSHEP BART
Experto en Divina Misericordia

“Juan Pablo II no solo insistió en la misericordia, sino que hizo de su pontificado un ejemplo de ella. Cuando consagró este domingo a la Misericordia, sintió el dolor y el sufrimiento de las personas de su tierra. ¿Dónde puede encontrar una persona refugio y esperanza si no es en la divina misericordia de Dios?”.

Santa Faustina Kowalska escribió en su diario lo que Cristo le había revelado: “Deseo que Mi misericordia sea venerada; le doy a la humanidad la última tabla de salvación, es decir, el refugio en Mi misericordia. Por tanto, que ningún alma tenga miedo de acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata”.

P. JOSHEP BART
Experto en Divina Misericordia

“Jesús le dijo a Faustina Kowalska que en ese día las ventanas a la misericordia estarían abiertas para quien quisiera, estuvieran lejos o cerca de Dios, fueran creyentes o no creyentes. Es un día para cualquier persona que crea en la Divina Misericordia”.

Este sacerdote polaco lleva 25 años como pastor de esta parroquia en los alrededores del Vaticano. Dice que este día se fijó el segundo domingo de Pascua porque es precisamente cuando la Cristo manifestó su misericordia por la humanidad con su Pasión, Muerte y Resurrección.

Esta devoción a la misericordia comenzó con Juan Pablo II y con Faustina Kowalska, y todavía se mantiene con el Papa Francisco como quedó reflejado durante el año del Jubileo de la Misericordia de 2016 convocado por él.