Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco consuela a un niño que preguntó si su padre, que era ateo, está ahora en el Cielo


Quienes asistieron al encuentro del Papa con niños de la catequesis de la parroquia de San Paolo della Croce a Corviale salieron conmovidos.

Uno de los niños parecía simplemente avergonzado e incapaz de preguntar. Sin embargo, poco después se entendió que lo que tenía que preguntar al Papa era una cuestión muy difícil de responder: “Hace poco tiempo que mi papá ya no está. Él era ateo, pero bautizó a sus cuatro hijos. Era un buen hombre. ¿Está en el Cielo papá?”.

Al ver que el joven era incapaz de preguntar Francisco le propuso decírsela al oído. Tras unos instantes de diálogo con el niño el Papa le preguntó si podía responder en público a su respuesta y él le dijo que sí.

TEXTO INTEGRAL

“Venga, venga, venga”.

“No puedo hacerlo”.

“Ven conmigo Emanuele. Ven y me lo dices al oído. Dímelo al oído”.

“Ojalá todos pudiéramos llorar como Emanuele cuando tengamos un dolor como el que tiene en el corazón. Lloraba por su papá y ha tenido el valor de hacerlo delante de todos nosotros, porque en su corazón hay amor por su padre. Le pedí permiso a Emanuele de exponer en público la pregunta y me dijo que sí. 'Hace poco tiempo que mi padre ya no está. Era ateo, pero bautizó a sus cuatro hijos. Era un hombre bueno. ¿Está en el cielo mi padre?'. Qué bonito que un hijo diga de su padre: 'Era bueno'. Hermoso ejemplo ha dado ese hombre a sus hijos, para que ellos puedan decir: 'Era un hombre bueno'. Es un hermoso ejemplo el del hijo que ha heredado la fuerza del papá y que, también, ha tenido el valor de llorar ante todos nosotros. Si ese hombre ha sido capaz de hacer así es cierto. Era un hombre bueno. Ese hombre no tenía el don de la fe, no era creyente, pero ha bautizado a sus hijos. Tenía un buen corazón. Y él tiene la duda de que el padre, por no haber sido creyente, no esté en el Cielo. Quien dice que va al Cielo es Dios. ¿Y cómo es el corazón de Dios ante un padre así? ¿Cómo es? ¿Qué os parece? Un corazón de papá. Dios tiene un corazón de papá. Y ante un papá no creyente que ha sido capaz de bautizar a sus hijos y de transmitirles esa bondad a los hijos... ¿Pensáis que Dios sería capaz de dejarlo lejos de Él? ¿Pensáis eso? Fuerte, con valor”.

“No”.

“¿Dios abandona a sus hijos?”.

“No”.

“¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?”.

“No”.

“Aquí tienes la respuesta Emanuele. Dios seguramente era orgulloso de tu papá porque es más fácil, siendo creyente, bautizar a los hijos, que bautizarlos siendo no creyente. Seguramente esto a Dios le ha gustado mucho. Habla con tu papá, reza por tu papá. Gracias Emanuele, por tu valentía”.